NUTRICION, UN TEMA QUE DESPIERTA CADA VEZ MÁS INTERES EN LA POBLACÓN

NUTRICION, UN TEMA QUE DESPIERTA CADA VEZ MÁS INTERES EN LA POBLACÓN

Actualmente los consumidores cada vez son más conscientes de elegir bien lo que vamos a comer porque es uno de los factores de bienestar  y antienvejecimiento más importantes que existen y que está al alcance de todos.

A menudo, cuando intentamos pasar de una alimentación convencional que incluye abundancia de carnes y alimentos de origen animal a otra, basada en alimentos de origen vegetal, puede que nuestro cuerpo físico “se rebele” y notemos el cambio. ¿Cómo se va a sentir nuestro cuerpo físico, cuando pasemos drásticamente de comer bistec y hamburguesas a comer garbanzos y tofu? ¿Podremos obtener, a partir de estos alimentos de origen vegetal, la cantidad de proteínas y la energía que obteníamos de los cárnicos?

La respuesta es un sí rotundo, pero hay que tener en cuenta que, aunque nuestra mente puede aceptar cambios rápidos, nuestro cuerpo físico, de vibración más lenta, necesita tiempo. Un tiempo necesario para aprender a utilizar y absorber todos estos alimentos que desconocíamos o teníamos olvidados.

Como afirma uno de los padres de la medicina integrativa, el médico estadounidense Andrew Weil:
“La comida sana y la comida que da placer no se excluyen mutuamente”.

El hecho de “seguir un régimen” o una dieta no tiene porqué resultar penoso, como si fuera una especie de disciplina rigurosa a base de platos tristes. Bien al contrario, podemos llenar nuestra mesa de sabor, color y alegría con sólo cambiar el chip y un poco de imaginación. Es bien fácil encontrar infinidad de recetas que lo confirman.
Los alimentos de la agricultura ecológica a veces no son tan grandes ni lustrosos, pero sí son sabrosos y sanos, libres de tóxicos plaguicidas y de la más que dudosa química de síntesis. Si no son ecológicos, bastantes de los alimentos que se consumen a diario pueden contener sustancias muy nocivas para la salud; por ejemplo, existen abundantes documentos y referencias que nos hablan del arsénico en el arroz (pero la Comisión Europea no limitó el uso del arsénico en la agricultura hasta el mes de junio de 2016), o del mercurio en el pescado -para los no vegetarianos-, o de los pesticidas en las frutas y verduras.
No debe extrañarnos que hoy, jóvenes ecologistas como Greta Thunberg, digan, con toda la razón: “¿Creíais que se podía envenenar la tierra y no pasaría nada? ¿De verdad fuisteis tan bobos?”.

Con este post  queremos sugerir la importancia de la información y la moderación, a la hora de elegir la nutrición que más nos conviene. En dietética existen pocas “verdades absolutas” y no tiene mucho sentido dar por válido un modelo único de dieta porque existen importantes factores, como el clima, la edad, las condiciones físicas o la actividad, que condicionan el modelo de nutrición que elijamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies